Últimos temas
» ¿Olvidaste la puerta abierta?, grave error. [LIBREEEE]
por Mikhail Orlov Jue Oct 15, 2015 10:00 pm

» Fire Emblem: The Liberation Wars [Afiliación Normal]
por Invitado Vie Oct 09, 2015 5:05 am

» Tan rojo como las llamas... [Priv. Azure Gungnir]
por Azure Gungnir Miér Oct 07, 2015 3:44 am

» ~Hayate School~ [Cambio de botón - Normal]
por Invitado Mar Oct 06, 2015 2:34 am

» Oniric City [Afiliación élite] CAMBIO DE BOTÓN
por Invitado Miér Sep 30, 2015 10:39 pm

» Steam Clouds {Afiliación normal}
por Samuel García Miér Sep 30, 2015 2:28 am

» Bolsitas de sangre, ¡muchas bolsitas!
por Craigh Dimell Lun Sep 28, 2015 9:11 pm

» Reglas {Lectura obligatoria}
por Ayleen Von Vichtenstein Lun Sep 28, 2015 3:44 pm

» Observemos juntos al cielo [Priv. Mikhail Orlov]
por Zoe Grayson Lun Sep 28, 2015 5:29 am


Observemos juntos al cielo [Priv. Mikhail Orlov]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

No diagnosticado
Mensajes :
10

Ver perfil de usuario

Mensaje por Zoe Grayson el Mar Ago 25, 2015 3:53 am

La rutina se repetía igual que todos los días, una a la cual se había acostumbrado completamente y ya no le molestaba seguir. Se había levantado temprano con la intención de aprovechar su día de alguna forma u otra aunque la verdad es que tan solo se pasó la mayor parte de este jugando con niños más pequeños del lugar, quería llenar sus diminutas vidas con algo de alegría aunque estaba al tanto de que esto no era una tarea muy sencilla para ella debido a su condición, después de todo, era complicado comunicarse con ellos sin su sentido del habla, considerando que muchos no sabían leer. Pero aun así, era capaz de llevarse bien con ellos, siempre haciendo alguna que otra tontería para entretenerlos en lo que le fuera posible. Podría llegar a tratar a los jovencitos como sus hermanos, siempre cuidándolos en la medida de lo posible. La hora del almuerzo llegó, todos los niños se sentaron ordenadamente en los puestos y se dedicaron a comer lo que había en sus platos; si bien no era mucho, la mayoría de ellos, incluyendo a Zoe agradecían lo que las personas del orfanato hacían por ellos, aunque, la castaña no se fiaba del todo por ellos, algo en el fondo le daba mala espina.

Todos acabaron con su comida, Zoe se había dispuesto a levantarse ya que tenía la intención de pasear un poco por el claustro, era su lugar favorito y le agradaba pasar tiempo allí, pero sus deseos fueron interrumpidos por la voz de una de las cuidadoras que le llamaba junto a otras dos chicas más, las cuales rondaban cerca de su misma edad. La mujer les indicó que se encargaran de la limpieza de la loza, la joven soltó un suspiro de resignación y junto a sus compañeras caminaron hasta el lugar indicado para cumplir con su labor. Mientras que las otras dos se quejaban levemente del problema, Zoe no podía hacer más que hundirse en sus pensamientos con respecto a la situación, no le agradaba mucho hacer ese tipo de trabajos pero debía hacerlo para ser de ayuda a los encargados del orfanato, además, no era de su agrado ser una carga.

Dejó en un pequeño mostrador el cuaderno que solía llevar a todos lados, consideraba eso como sus cuerdas vocales con las que se podría comunicar con los demás por medio de su escritura, sin duda era mucho más sencillo que andar haciendo señas que muchas personas no entendían. La castaña caminó hasta el fregadero y tomó una esponja. se dispuso a lavar los trastes sucios a la vez que las otras chicas hacían lo mismo. "Si termino pronto... Podré salir de aquí". No tardaron demasiado tiempo en terminar con el trabajo, dejando todo en su respectivo lugar, los platos ya relucientes dentro de la alacena mientras que las esponjas las dejaron en el fregadero. Zoe fue la primera en irse, tomó nuevamente su cuaderno entre sus brazos y se despidió de las jovencitas con una sonrisa, saliendo rumbo al claustro. Ese era un lugar bastante calmado en el que ella se entretenía mientras observaba el cielo de la tarde, por suerte ese día hacía un tiempo bastante agradable y sería buena idea disfrutarlo estando al aire libre, además, así podría dejar de lado aquellas cuatro paredes.

Sus pasos la llevaron hasta el lugar deseado, una vez allí sus ojos se pasearon alrededor para visualizar a las personas que podrían estar cerca, varios paseaban por allí, tanto enfermos como niños y encargado pero algo llamó su atención, de entre tanta gente pudo ver a un chico que se encontraba completamente solo "¿Será nuevo?... Nunca lo había visto por aquí" Pensaba que podría tratarse de un chico huérfano al igual que ella, pues parecía bastante joven pero la verdad es que siempre ha sido realmente mala en cuando a dar calcular edades se refería. Con curiosidad se acercó un poco hasta el chico y le hizo un gesto con la diestra para llamar su atención a la vez que esbozaba una sutil sonrisa.


Narra // Piensa // Escribe

Otras cositas:

Gracias Vinzent <3

Volver arriba Ir abajo

Controllati
Mensajes :
13

Ver perfil de usuario

http://too-much-for-us.activosforos.com/t55-mikhail-orlov-id

Mensaje por Mikhail Orlov el Sáb Ago 29, 2015 5:24 am

Su patética existencia volvió a despertar. Otro cansado día. Otro día de su pesada existencia… Otro día en el mismo macabro lugar.

Suspiró para sus adentros e hizo lo mismo que su deprimente rutina de siempre le permitía, pararse, prepararse, salir. Evitando, por supuesto, al mayor número de personas que pudiera.

Su ropa holgada y que lo cubría bastante hacia un ligero sonido al moverse al son de su pesado y lento caminar. El día era soleado… y se le antojaba cada vez más hermoso al tiempo que se acercaba a algún área verde de por algún lugar. No sabía hacia donde caminaba. Ni hacia donde se dirigía. Solo se dejaba guiar por el tranquilizante olor a pasto. A humedad. A libertad…

Buscó un lugar, obviamente, alejado de todos, donde las personas no solían pasar o caminar a su lado, el simple sonido de sus pisadas le causaba pánico. Terror. De nueva cuenta, lejano a todos, del sonido, de las personas, de sus abrumantes miradas que le veían con lástima o asco. Se sentó en la sombra, encogiéndose lo más posible en su propio cuerpo, como si quisiera fusionarse con la sombra misma que le daba cobijo en ese momento. Tratando de mimetizarse con el ambiente.

Tranquilo, relajante y solitario ambiente.

Ahí. Sentado. Abrazando sus piernas y sus rodillas pegadas al pecho. Procurando hacerse más y más pequeño. Con la mirada perdida al horizonte. Casi no había nubes en el cielo y aunque, a sus cansados ojos, tanta luz le lastimaba, la prefería mil veces al incómodo ambiente frío que el foco de su cuarto le brindaba. De hecho no recordaba del todo si podía estar en ese verdoso lugar… Pero nada pasaría si regresaba a tiempo donde siempre. Él nunca causaba problema… y justo en ese cómodo y pacífico lugar, estaba solo.

No veía problema alguno… Esperaba que no fuera problema alguno…

No entendía por qué, pero siempre era muy sensible a cualquier sonido o movimiento o sensación de que lo estaban observando. O de que se estaban acercando a él. La mayoría gustaría de tener esa sensibilidad hacia el entorno. Pero para Mikhail era una maldición que aprendió gracias a su estresante historia.

Y fue esa pequeña maldición que le indicó que alguien se le acercaba. Su respiración comenzó a trabarse y su corazón a golpear fuertemente contra su pecho. No sabía qué hacer…

Abrió, lleno de pánico los ojos de par en par, había escuchado unas suaves pisadas acercándose y rezó profundamente (aunque ya varias veces en años anteriores, no le había funcionado) para que él o la que se acercara, pasara de largo. Pero no… sintió prácticamente el aire que el sutil movimiento del visitante no deseado efectuó, como si de un golpe se tratara, rozando con suavidad su mejilla y se congeló en su lugar. Queriendo levantarse y salir corriendo de ahí. Pero de nuevo; no pudo. Como siempre… Como tuvo que haber previsto que pasaría.

Tenía pavor de voltear y encontrarse con el diablo en persona, con el diablo de sus memorias en carne y hueso… de nuevo… frente a él… Pero lo que vio no fue una cara distorsionada por la furia y una boca abierta de par en par como si de la mismísima entrada al infierno se tratara. No.

Fue una dulce y suave sonrisa con la que se encontró.

Pero la impresión que recibió de ese amable y cálido gesto fue el equivalente a un puñetazo usual, de los que estaba tan acostumbrados. Por unos momentos ni siquiera respiro. Su cuerpo estaba inclinado del lado contrario de donde la jovencita se encontraba, buscando de alguna ingenua manera el alejarse de ella. Y de la misma impresión le vio fijo a los ojos, sin saber muy bien qué debía hacer. Si desviar la mirada, darle paso… Correr…

Pero solo se quedó ahí, sin decir palabra alguna, solo soltó un suave suspiro que sonó más a un angustioso jadeo que a un sonido de alivio…

Pero no escuchó nada proveniente de ese pequeño ser, y por algún extraño motivo se sintió menos… incómodo… Regreso a su posición normal. Observándole fijamente y desviando la mirada, para terminar por regresarla y repetir el proceso. Estaba aterrado, pero ya no sentía esa misma urgencia de salir corriendo…

Amm… ¿Tengo que…. Irme de … este lugar? — El escuchar su voz le era incluso raro para él, casi no lo hacía, así que el hecho de haber tenido que hablar, le golpeó tan fuerte los tímpanos que casi le da un ataque ahí mismo, pero se tranquilizó y volvió a clavar la mirada al suelo — Me…disculpo por las molestias… — y su voz fue mucho más suave que la de la primera pregunta aunque un ligero temblor que trataba de aplacar, le invadía los dedos de las manos.

Volver arriba Ir abajo

No diagnosticado
Mensajes :
10

Ver perfil de usuario

Mensaje por Zoe Grayson el Lun Sep 28, 2015 5:29 am

 El simple pensamiento de hacerle compañía aparecía en su cabeza, queriendo acercarse a ese chico sin medir posibles consecuencias por ello, no dudó en acercarse a él con una sonrisa mientras hacía un ademán con su mano. Por su parte, ella solo sentía curiosidad y continuaba observando con atención al contrario, intentando analizarlo aunque era algo imposible para ella, aquel joven no hacía ningún gesto que ella pudiera deducir "¿Qué le sucede?", se preguntó mentalmente al no obtener una respuesta inmediata a su saludo, era un poco extraño pero aun así, la niña deseaba permanecer allí, puede que él solo sea un poco tímido, aunque eso no sería mayor problema, después de todo, Zoe no puede hacer mucho para molestar a las personas, su única forma de comunicación era el preciado cuaderno que llevaba siempre consigo.

Permaneció allí de pié, mirando directamente a los ojos al chico mientras que en su rosto se asomaba una expresión interrogante ante la situación, quizás había hecho mal en molestarlo pero al ver que finalmente el contrario había abierto la boca no hizo más que confundirse, su pregunta era extraña, ¿Por qué tendría que irse?, ella era la que había llegado a molestarlo, no veía la razón por la que el castaño tendría que marcharse del lugar, más aun, ahora se había disculpado sin razón alguna, estaba realmente confundida respecto a eso. Rápidamente negó con la cabeza varias veces, esperando que lograra entender que ella no deseaba eso, no quería que se fuera y mucho menos él le causaba alguna molestia, consideró eso como un posible malentendido por parte de su acompañante, así que se apresuró en tomar el cuaderno y escribir algo, al menos de esa forma sería más sencillo de que él la comprendiera aunque fuera un poco y así resolvería la situación.

No tienes que irte, discúlpame si te molesté... ¿Puedo sentarme contigo?. Escribió y seguidamente se lo enseñó al chico, indicándole con el dedo que debía leer lo que había puesto allí, volvió a dar una pequeña sonrisa, era lo único que podía hacer en ese momento. Por ese motivo permaneció a la espera de una respuesta por su parte, esperando que pudiera hacerle compañía ya que a pesar de animar a los demás huérfanos muy pocas veces podía llegar a interactuar más allá de simples risas y gestos, además que muy pocas veces era capaz de expresar abiertamente sus deseos o emociones, estas posiblemente traerían problemas. La castaña tan solo deseaba poder tener un amigo, un compañero con el cual pasar tiempo, tal vez sea ese el motivo por el cual se acercó al desconocido en primer lugar.


Léeme:
QAQ! perdón por la inmensa demora y lo corto del tema, se me ha complicado un poco la cosa pero quería responderte hoy en vez de seguir en las sombras ;-;


Narra // Piensa // Escribe

Otras cositas:

Gracias Vinzent <3

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado


Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 3:02 pm

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.