Últimos temas
» ¿Olvidaste la puerta abierta?, grave error. [LIBREEEE]
por Mikhail Orlov Jue Oct 15, 2015 10:00 pm

» Fire Emblem: The Liberation Wars [Afiliación Normal]
por Invitado Vie Oct 09, 2015 5:05 am

» Tan rojo como las llamas... [Priv. Azure Gungnir]
por Azure Gungnir Miér Oct 07, 2015 3:44 am

» ~Hayate School~ [Cambio de botón - Normal]
por Invitado Mar Oct 06, 2015 2:34 am

» Oniric City [Afiliación élite] CAMBIO DE BOTÓN
por Invitado Miér Sep 30, 2015 10:39 pm

» Steam Clouds {Afiliación normal}
por Samuel García Miér Sep 30, 2015 2:28 am

» Bolsitas de sangre, ¡muchas bolsitas!
por Craigh Dimell Lun Sep 28, 2015 9:11 pm

» Reglas {Lectura obligatoria}
por Ayleen Von Vichtenstein Lun Sep 28, 2015 3:44 pm

» Observemos juntos al cielo [Priv. Mikhail Orlov]
por Zoe Grayson Lun Sep 28, 2015 5:29 am


— Light a fire in my soul. {ID}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensajes :
2

Ver perfil de usuario

Mensaje por Jean L. Lassère el Miér Ago 26, 2015 4:09 am

JEAN L. LASSÈRE
JEAN LOUIS LASSÈRE
veinticuatro
trabajadores
tept
ninguno
heterosexuall
gareki
D E S C R I P C I Ó N ✝ P S I C O L Ó G I C A

¿Cómo podríamos resumir la personalidad de este simpático joven? Pues, tomando en cuenta las primeras impresiones que da al mostrar una actitud arrogante, sería descrito como el típico chico bohemio y holgazán, ególatra y plenamente, pesado. Pues sí, la verdad, esta primera impresión no esta equivocada... del todo. El muchacho de piel aperlada es del tipo de personas que son catalogadas como 'mal ejemplo'. Un amante de la vida sencilla y simple, pero con un toque de extravagancia, pues le gusta, encanta y añora ser alguien destacado o popular en lo que hace. Lo que le lleva a hacer un joven muy ambicioso, la codicia le sobra, y es capaz de hacer casi cualquier cosa por tan solo cumplir con un estúpido capricho. Sí, con mucha razón puedes llamarle "niño mimado". Odia perder, y cuando no obtiene lo que desea, se frustra de sobremanera, y a veces, por cosas sin sentido.

Un chico sarcástico y burlón. Suele utilizar muchas veces lo que es el sarcasmo de modo discreto, o en ocasiones diferentes lo haga inconscientemente. Posee un buen sentido del humor, gran carisma, y optimista, buscando ver todo problema o situación que se la atraviese con gracia. Pero en ciertas ocasiones -es decir, siempre- su humor es un poco... negro. Chistes en su mayoría, machistas y homofobicos, hasta en algunos momentos, xenofobos.

Es rebelde y odia seguir las reglas, le es más divertido romperlas y ver las reacciones antes de acatarlas en sí. Aunque de todas formas, sí sabe como obedecer (pero de mala gana) y entre miles y miles de insultos y quejas en su mente, hará lo que le pidan. No es enteramente estúpido, sabe que con claridad que si se pasa de idiota o de listo, terminará mal. Incluso si toda la cuestión del respeto y la obediencia le chocan y le parecen enteramente tontas, mantiene la cautela para no tener problemas.

No le interesa en lo más mínimo los sentimientos de la gente que le rodea, excepto si es alguien que aprecie mucho. Su paciencia es ínfima, intolerante también puede que sea una palabra muy adecuada, simple y sencillamente no puede soportar a esa gente demasiada melosa, infantil y tímida en exceso. Incluso si él es muy agresivo detesta que le insulten, siempre está a la defensiva y se toma muy mal las cosas si le dicen algo que no le agrade.

Tiene un lado amable y cordial, caballeroso y hasta tímido. Pero muy, muy escondido. Aunque sea un joven bastante ingenioso, eficiente e inteligente, tiene su defecto. Puede ser engañado bastante fácil, es lento para entender ciertas cosas, y titubea al tomar decisiones difíciles, y actúa sin pensarlo más de dos veces, guiando sus acciones por simple instinto y corazonada. Desde que aprendió a hablar ha sido una persona muy distraída y olvidadiza. Perezoso y flojo, nunca quiere esforzarse, busca siempre escapar de la responsabilidad, y entregarse a la diversión. Ante todo, responde encogiéndose de hombros. Prefiere evitar que enfrentar.

Brutalmente sincero, nunca reserva nada para si mismo, incluso si es un insulto o queja, sin importarle los daños, consecuencias u ofensas que pueda causar en los demás. Extrovertido, cuando tiene una idea no se la calla, no le da ni pena ni pavor las grandes multitudes,  y tampoco no sabe cerrar la boca.

Como toda persona normal, es dueño de un orgullo bastante elevado, pero él quizás entrando en la exageración. Inquiere a los cuatro vientos que es la perfección en persona, vanidoso y engreído a extremos casi enfermizos. Tiene su soberbia, al cual tiene que cuidar. Esa actitud arrogante lo transforma en alguien necio en cantidad, causando nunca desistir ante una propuesta planteada por su persona. ¿Redactarse de algo mal hecho? ¿Aceptar un error? Imposible para él, Jean continúa luchando, o más bien, haciendo un berrinche tosco solo por defender sus ideales, y quien no respete sus credos, le atacará por la espalda en un sin fin de insultos, y quizás golpes. Siente que debe seguir hasta el final sus propios ideales, consciente o inconsciente de ellos, los sigue al pie de la letra, totalmente fiel a sus creencias, con ese sentimiento sincero de que está en lo cierto, y si no lo está... pues, no lo admitirá. Algo que odia con todo su ser, es que se crean superior a él por cualquier razón, y/o que le obliguen a acatar ordenes por esta misma razón. Detesta la gente que piensa ser mejor que ella, sea por sus aptitudes, rango o edad. Egoísta y envidioso. Celoso, si quiere algo debe ser suyo. Mataría por que fuera suyo.

Si odia algo de sí mismo es su sensibilidad. No, no es que de un golpe ya esté todo marcado, sino que detesta lo frágil que llega a ser a veces. Sobretodo con los temas de su pasado. No busques detalles de su familia, de su mamá, y mucho menos de su padre. Porque no solo te fulminará con la mirada, rabioso, también te insultará y no te hablará por días o dependiendo de que le hayas dicho. Y luego de ignorarte con descaro, probablemente te hable de nuevo como si nada hubiese pasado. Nunca admitiría las constantes pesadillas y que sufre. Recuerdos imborrables que se quedan en su mente como si se tratase de un tatuaje. Memora con exactitud la escena; él, un cuchillo y un cuerpo muerto. Es insoportable, pero nadie debe saberlo.


D E S C R I P C I Ó N ✝ F Í S I C A

Su físico en sí no es tan exagerado. O sea, el muchacho tiene sus dotes; podría fácilmente resultar atractivo a cualquier mujer —¿u hombre...?— si se lo propone, pero aún así no destacaría en demasía, si lo comparan a otras personas de su edad. Quizás si se tintase el pelo, o no se, ponerse esas cosas que hoy en día son de moda. ¿Tatuajes, raparse el cabello? Bueno, si decidiese mejor renovar su aspecto de una forma extravagante, si acapararía bastante atención o al menos más de lo que suele tener.

Se empezaría describiendo su físico con su pelo. Una caballera lacia y suave, incluso si a primera vista se vea puntiaguda y tosca, su tacto es inesperadamente sedoso. Un corte bastante común; múltiples punzantes mechones rebeldes que caen con poca elegancia a la altura de su oreja, escondiendo levemente su frente otorgandole una apariencia de típico delincuente. Casi nunca se peina, mas no es muy necesario que lo haga, ya que así mismo despeinado se ve bien. Como no le da la necesaria atención a su peinado, lo normal sería que este estuviese o dañado o graso, pero esta perfectamente bien, sin saber como. El tono de su cabello es negruzco, azabache a oscuras y se suelen ver reflejos azules en él cuando esta debajo mucha luz, o también rojizos, si está cerca del atardecer o el ocaso.

Dicen que los ojos son la ventana del alma. Pero hay una extraña combinación en sus irises, si hablamos del término 'sentimientos'. Hay veces que sus ojos brillan con emoción, o se ven apagados o quizás cristalinos. Es algo fácil o mejor dicho, más o menos fácil saber que es lo que está pensando Jean, simplemente viendo su mirada. Pero hay veces que está demasiado ocupado viendo algo, o pensando en otra cosa, y sus ojos simplemente van a un punto muerto; su cara se ve indiferente y tiene un semblante serio, parece estar muy concentrado en algo y es imposible reconocer que es. El tono de sus orbes es azulado, pero uno muy profundo y oscuro. Solo se podría saber el verdadero tono de sus ojos viéndole muy de cerca, de la lejanía parecen ser grises. Se esconden en una rasgada forma, como si estará enojado todo el tiempo.

Sus facciones oscilan entre lo masculino y lo andrógino, pues algunas partes de su rostro estan contoneadas de manera un poco femenina, como sus delicadas pestañas y pequeña nariz. De orejas pequeñas pero firmes, que antes solía decorar con aretes y piercings. Su afilado mentón y sus poco carnosos labios recompensan su falta de hombría en aquellos rasgos. Y una de dos, siempre tiene o una mirada aburrida y desinteresada, o con su característica sonrisa ladina dibujada con gracia en sus labios. Sus dientes no están al cien por ciento parejos, ya que jamás uso brackets, pero no son ni muy cortantes. Blancos por naturaleza, profundizan el efecto en su curvatura coqueta.

Complexión delgada y tenuemente atlética, luce de un vientre plano y unos pequeños músculos resalen con sutileza de su torso. Espalda y hombros anchos, piernas largas al igual que los brazos, como cualquier otro chico. De tez clara, limpia y pura de cualquier imperfección, blanca ligeramente bronceada, se puede colorear de rojo sin mucho trabajo ya sea por vergüenza o mucho esfuerzo. Altura mediana, considerando su género; mide un metro con setenta y seis centímetros, pesa sesenta y ocho kilogramos

H I S T O R I A

— Frunce las cejas y mira con desprecio al hombre que lo reprende. ¿Cómo se atreve ese imbécil a llamarlo mal hijo, si él ni siquiera le da una pizca de atención? Reprime un gesto irónico, sabe que si muestra su desagrado y sarcasmo las cosas solamente empeoraran. Sin saberlo esta apretando los puños. Y muy fuerte, sus nudillos ya se están tornando blancos y el resto de la mano carmesí por la fuerza ejercida. Aprieta la mandíbula con violencia, ni siquiera le importa que esto le haga daño o no. No hay ningún otro sentimiento en sus irises más que el odio, el puro y venenoso odio que siente por ese señor.

— Una pequeña sonrisa se asoma en sus labios re-secos. Sonríe porque no puede hacer más nada que eso. Sonríe porque no sabe que hacer, sonríe porque entiende que acaba de estropear cualquier cosa que haya podido hacer, antes o después de lo sucedido. Su sonrisa no es de autentica felicidad, no la tiene marcada porque esté alegre, no. En absoluto. Se siente mal. Impotente, patético, asustado aunque no lo reconozca. Pero no se arrepiente. Sabe que acaba de cometer el peor de los errores, pero lo haría de nuevo si fuese posible. Y si podría cambiar el futuro, lo volvería a hacer, con más agresividad esta vez. Cree haber hecho lo que debió hacer hace mucho pero ¿por qué se siente tan mal? ¿Tan... incorrecto? Siente húmedas sus mejillas y sus ojos aguados, pero con velocidad se limpia y parpadea para espantar las lágrimas. No puede llorar. No quiere y no puede darse ese lujo. Solo ensancha la curvatura y deja salir una apagada carcajada sin nada más que hacer, y suelta la pegajosa herramienta que sostienen sus temblorosos dedos.  

— Mantiene una postura cabizbaja. Los que antes eran brillantes y llenos de vida irises, ahora están opacos y de cierta forma, ausentes. Se pasea por el verde pasto, pasa una de sus manos desnudas en aquella enorme caja de madera, sintiendo su áspera sensación con las yemas de los dedos. Ignora los abrazos, las miradas de lástima, los comentarios de pésame. Parece a la vista de los demás, que esta completamente devastado pero no. No lo esta, en absoluto. Simplemente no sabe que sentir. ¿Regocijo? ¿Alivio? ¿Arrepentimiento? ...

— Alexandre Lassèrre. Un hombre lleno de poder, mas era humilde y se preocupaba por sus más queridos. Excelente ejemplo a seguir, uno de los empresarios más exitosos de su edad. Gran persona, mejor padre. Será siempre recordado como la grandiosa persona que fue... O eso era lo que decían. Francamente, estaba completamente hastiado de ese tipo de comentarios. Si tan buena gente era, y tan grandioso parentesco, ¿por qué sus manos estaban ensangrentadas y su asqueroso cuerpo inerte a sus pies?

— Sus padres están divorciados desde que tiene uso de la memoria, su situación matrimonial es tan grave que casi no recuerda el nombre de su madre.
— Alexandre Lassèrre, su papá, es un hombre de éxito. Gracias a su abuelo y a él también, Jean posee grandes beneficios económicos.
— Su padre siempre ha sido un hombre correcto. Ese tipo de empresarios que siempre se enfoca en lo material y la perfección de todo. Él siempre lo ha odiado ya que su manera de 'corregirlo' es mediante golpes e insultos bastante graves.
— Un día se enojó de tanto maltrato y no lo pudo soportar más. Tomó un cuchillo y él mismo lo asesinó. Tiene la típica excusa de 'quiero quedarme con su dinero', sabiendo que solo fue un arrebato violento y extremista. Hizo que pareciese un accidente, y para no manchar el nombre de la compañía, su abuelo no dejo que hicieran investigaciones de la muerte.
— Su abuelo, Alain Lasserre, veía a su nieto decaer lentamente en ¿depresión? lo notaba más cansado que nunca, siempre de malhumor y no haciendo nada. Se recluía en fiestas costosas, alcohol y drogas. Viendo como desperdiciaba su vida, decidió hacerlo trabajar por ahí. No podía ser en cualquier lado, Jean no podía terminar entregando hamburguesas en un restaurante de comida rápida, no. Tendría que encontrarle un trabajo digno, o algo parecido.
— Alain escuchó de un amigo suyo sobre San Redentore. ¿Qué mejor lugar que un sitio custodiado bajo los ojos de Dios? ¡Era perfecto! Guardia de psiquiátrico. No era una profesión realmente complicada, su salario era decente y el chico no tendría que esforzarse tanto. Luego de consultarlo con sus amigos y escuchando buenas críticas del lugar no esperó más y lo mandó ahí, para que aprendiese como vivir por él mismo.





"Cualquier lugar será mejor que aquí. Cualquier tiempo será mejor que ahora."

Volver arriba Ir abajo

No diagnosticado
Mensajes :
17

Ver perfil de usuario

Mensaje por Azure Gungnir el Vie Ago 28, 2015 10:52 pm

Ficha rechazadas
¡Perdón por la demora! Hemos estado teniendo un par de dificultades, pero en fin, pasemos a tu ficha <3

En general, la ficha está muy bien de no ser por un detalle. Indicas que tu joven padece de TEPT. No he encontrado ningún indicio de la enfermedad, ni siquiera en bajo nivel. Tu chico, como bien lo describes, es soberbio. Incluso quedaría más en narcisista o simplemente sano, porque en TEPT, aunque no tienen que estar siempre en una esquina traumado y llorando y alerta ante todo, si hay cuatro indicios que debe presentar: “flashbacks” (revivir el suceso traumático en cuestión una y otra vez), evitación y embotamiento, y de último, el hecho de que siempre esté de guardia.

Naturalmente, no es imposible que tu chico posea esa personalidad y aparte TEPT, pero ten en cuenta lo que este trastorno implica y el cómo éste llega a afectar en las personas. Podrías integrar las características como una parte “escondida” de Jean para que tu personaje como tal no se vea arruinado.

Eso sería todo. Cualquier duda o incluso, queja que tengas, no dudes en enviar un mensaje privado a cualquier miembro del staff ¡Qué tengas un buen día!

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.