Últimos temas
» ¿Olvidaste la puerta abierta?, grave error. [LIBREEEE]
por Mikhail Orlov Jue Oct 15, 2015 10:00 pm

» Fire Emblem: The Liberation Wars [Afiliación Normal]
por Invitado Vie Oct 09, 2015 5:05 am

» Tan rojo como las llamas... [Priv. Azure Gungnir]
por Azure Gungnir Miér Oct 07, 2015 3:44 am

» ~Hayate School~ [Cambio de botón - Normal]
por Invitado Mar Oct 06, 2015 2:34 am

» Oniric City [Afiliación élite] CAMBIO DE BOTÓN
por Invitado Miér Sep 30, 2015 10:39 pm

» Steam Clouds {Afiliación normal}
por Samuel García Miér Sep 30, 2015 2:28 am

» Bolsitas de sangre, ¡muchas bolsitas!
por Craigh Dimell Lun Sep 28, 2015 9:11 pm

» Reglas {Lectura obligatoria}
por Ayleen Von Vichtenstein Lun Sep 28, 2015 3:44 pm

» Observemos juntos al cielo [Priv. Mikhail Orlov]
por Zoe Grayson Lun Sep 28, 2015 5:29 am


Ansel Ritter Lustig

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Discontrolle
Mensajes :
8

Ver perfil de usuario

http://too-much-for-us.activosforos.com/t86-ansel-ritter-lustig

Mensaje por Ansel R. Lustig el Vie Sep 11, 2015 10:39 pm

Ansel R. Lustig
Ansel Ritter Lustig
26
Enfermos
Esquizofrenia, trastorno explosivo intermitente y canibalismo.
Discontrolle
Indiferente
Märchen Von Friedhof
D E S C R I P C I Ó N ✝ P S I C O L Ó G I C A
Se podría decir que Ansel, a primera impresión (de tener la suerte de encontrarlo dormido y en sus momentos de calma, claro) luce como un hombre sereno y reservado. Con la mente perdida en sus misteriosos pensamientos, la mirada vacía, al igual que lacónico en sus respuestas; fácilmente puede llevar al pensamiento de cualquier iluso que a duras penas pueda conocerlo, de tratarse del paciente más “accesible” del lugar, idea totalmente equivocada la cual puede conllevar terribles desenlaces.

Totalmente opuesto a los breves lapsos de calma, este muchacho es extremadamente brutal en sus arranques de ira. No conoce la palabra restricción salvo que  esta venga con severos golpes, y aun cuando llega con golpes, es bien sabido por el personal veterano de turno que, en su caso, es completamente válido golpear hasta dejarlo medio muerto, en lugar de ganarse un pase libre al hospital por la pérdida de alguna extremidad. Su violencia aumenta mucho más si logra divisar una jeringa. Le tiene un pavor extremo a las inyecciones, el solo hecho de divisar una despierta en él desesperación inmediata la cual puede llevarlo a dos posibles acciones: Huir o atacar violentamente hasta matar. Su fuerza es descomunal cuando entra en estado de descontrol, por tal razón, cuando es estudiado, lo mantienen de manera constante en restricción bajo los efectos de drogas y una camisa de fuerza.

Se muestra relajado, quizá muy entretenido cuando está en solitud. No es una persona la cual disfrute demasiado la compañía, es más, es cuando está rodeado de personas que suele quedar en silencio, con la mirada gacha, es como un hábito el cual da paso al rechinar de sus dientes antes de explotar en ira y abalanzarse contra lo primero que vea. Si, la muchedumbre suele estresarlo rápidamente, especialmente si estos están vestidos como médicos o enfermeros del lugar, odia ver esos uniformes debido al trato violento al cual es sometido de manera constante. No logra recordar rostros muy bien, pero se guía usualmente de prendas, olores, y claro… el sabor de la piel.

No es necesario ocultarlo, este muchachito pone en práctica el canibalismo. Consume carne humana por gusto personal a su peculiar “dieta”, pero también se sabe que, en determinados casos, siente excitación con solo saborear la piel de aquellas personas con las cuales pueda formar algún tipo de vínculo emocional; aunque claro, no es bueno confundir dicha conducta ya que, aun cuando tenga un vínculo emocional con alguien, no significa que la persona esté exenta al riesgo de ser devorada, al contrario, podría correr la peor de las suertes.

Siente un gozo enorme cuando se encuentra en la oscuridad, es su punto de confort, su refugio interior. Adora los lugares oscuros o con poca iluminación; aunque esto no necesariamente lo ayuda a descansar. Tiene problemas de sueño, producto de su propia enfermedad, pero cuando el cansancio hace presa de él, sin dar algún tipo de aviso, puede quedar profundamente dormido sin importar las condiciones en las cuales se encuentre, para bien o para mal.

Hilarante y carismático por momentos, otras veces intransigente y furibundo, como otras simplemente sereno; más no racional. Ansel, mentalmente, se encuentra en un punto en el cual ni el mismo es capaz de definir lo real de lo irreal; pero existe uno que otro momento de cordura el cual, así como llega, rápidamente se va.

¿Pensaron que todo el tiempo estuvo loco? Bueno… si, lo estuvo y lo sigue estando, pero se tiene que resaltar que su condición pasó de mal a peor de manera gradual. Si hablamos del pasado, como todo niño, tenía arranques de ira, pero se podían considerar como la rabieta de todo menor, y no debemos dejar de lado que era un pequeño muy hablador. Aunque claro, el problema de sus padres era saber cuál de todas las “voces” era “real”. Malditos niños, siempre tan divertidos, pero ¡hey! ¡Es algo que aún conserva hasta la fecha actual!

Si uno es capaz de tomarse el tiempo de observarlo y escuchar, quizá se pueda encontrar pequeños acertijos que esconden simples mentiras o una gran verdad oculta.

Dejando sus defectos de lado, también se puede encontrar en él habilidades propias de un artista ya que, antes de ser “internado”, compartía una variedad de facetas junto a su difunta esposa, entre ellas la música destacando él como un talentoso pianista y violinista, y ella como una prodigiosa cantante. Abarcaban también la pintura y la artesanía, siendo su esposa una prestigiosa artesana de muñecas. Es aquí donde se podría decir que encontramos un punto interesante el cual los “médicos” aún no han descubierto, y es que, Ansel puede pasar de un estado perturbado y de completo descontrol, a un estado de total abstracción y quietud al oír el sonido de cajas musicales. Las melodías provenientes de estas pueden dejarlo en un trance, pero claro, su conducta violenta puede regresar de la misma manera al detenerse la música.

Gustos:

-La noche, los lugares oscuros.
-La carne humana (obvio)
-Los días de lluvia y el olor a humedad
-La música y la pintura (siendo muchas veces su propia sangre uno de los materiales empleados)

Disgustos:

-Las inyecciones y el olor de antisépticos
-El ruido
-La restricción de sus manos
-Cualquier integrante del cuerpo médico
-Los listones amarillos.

Extras:

-Tiene el sentido del oído muy desarrollado, así que puede oír con facilidad hasta los más leves susurros.
-Puede recrear piezas musicales con solo oírlas una vez.
-Busca incansablemente un relicario el cual perteneció a su hija y le fue arrebatado al ser internado.
-Pese a que es un Discontrolle, es el único paciente al cual someten a “exámenes” constantes y puede incluso desaparecer semanas. La razón a ello se desconoce, incluso entre los miembros regulares del lugar.

D E S C R I P C I Ó N ✝ F Í S I C A
Es un hombre el cual posee un atractivo singular y varonil. ¿Por qué no decirlo? Es constantemente convertido en el objeto de fantasías sexuales puesto en práctica por algunas féminas del lugar, especialmente en aquellas con tendencias sadistas, aunque son cosas que pasan de largo por las incontables marcas en su piel a cusa de los maltratos físicos que recibe para mantenerlo en control.


Solía ser de musculatura fibrosa; mas su condición ha llegado a decaer debido a la mala alimentación, las drogas y el letargo que estas le producen. Posee una fuerza descomunal con la cual podría fácilmente convertirse en un asesino en serie, pero  más allá de su presencia imponente, es un sujeto el cual no busca hacerle daño a otros sin que estos le den una razón o hambre (cualquiera de las dos). Su piel es muy clara llegando a tocar un poco el aspecto mortecino. Sus cabellos son largos y negros como la misma noche y posee orbes de un singular tono dorado las cuales resaltan a la luz. Es un tipo alto y llega con facilidad a una altura de 1.95, aunque da la impresión de medir un poco menos dado a su tendencia a andar encorvado. Tiene cicatrices en diversas partes de su cuerpo producto del maltrato que recibe por el personal; mas su rostro es el único que no presenta laceraciones, salvo su frente, pero son heridas causadas por el mismo al golpearse de vez en cuando contra la pared y no se aprecian con facilidad debido a los largos mechones de su cabello.

Sus vestimentas son aquellas que ocupan los estándares del lugar, o sea, solo viste las indumentarias propias de un interno, sumado a una camisa de fuerza.

H I S T O R I A

Lo que se conoce, y se puede contar de Ansel, no discrepa de lo que se registra en las hojas de su historial.

Hijo único de una familia alemana de elevado estatus social. Tras su nacimiento, su padre tuvo grandes expectativas por él, razón por la cual, no tuvo una infancia dulce o llena de libertades. Muy por el contrario, su padre siempre se mostró estricto de principio a fin, una conducta que perduró hasta el día en que murió. Su madre tampoco fue muy distinta al trato, dado que ella también era una mujer de excito y no conocía el fracaso. Entre los dos, padres con personalidades muy fuertes, moldearon al niño de una manera muy sistemática, inculcándole el área musical siendo esta un talento el cual pudieron descubrir y explotar en el hasta el cansancio.

Hasta ese punto, y siendo a duras penas un niño de 6 años, el estrés, el miedo, la fatiga y la exasperación, claramente eran canalizadas en los instrumentos musicales, su principal medio de escape; sin embargo, el niño empezaba a mostrar ciertas conductas que, primeramente, llamaron la atención de su madre, y eso era verlo tener largas charlas prolongadas en el salón, no encontrándose nadie alrededor de él. Esta práctica empezó a ser constante y cada vez más notoria, lo cual conllevo a que su madre tomara cartas en el asunto. Por medio de castigos intentó mitigar aquello lo cual el niño llamaba “amigos que lo acompañaban”, pero claro, al no ver resultados, los castigos se iban incrementando hasta llegar al maltrato físico y no simplemente emocional.

Comenzaron sus primeros cuadros de ira, aquellos los cuales lo volvían como un pequeño animal salvaje que, en principio, comenzaba a gritar y gritar, destruir y por último, llorar durante largos periodos de tiempo. Por decisión de su padre, intentaron integrarlo a una escuela en la cual pudiera, de alguna manera, mitigar las voces y su violento proceder dado que, empezaron a estipular que todo se debía al aislamientos que se encontraban dándole. Tal decisión fue un fracaso total ya que el niño se volvía igual de violento con todo tipo de persona, aun cuando la educación y los maestros, eran estrictos en todo el sentido de la palabra.

Entre esos tantos debates familiares de gente adinerada, en una de las habituales cenas de negocio que tenía su padre, conocería a una pequeña niña, hija de uno los socios comerciales de la familia. Se podría decir que ambos niños fueron compatibles en ciertos aspectos, y tras varios encuentros, acordados por ambas familias, poco a poco desarrollarían cierto vínculo de confianza y trabajo. Claro está, la relación de amistad que tenían ambos, no mitigaron las voces del niño, sus cuadros de ira, y mucho menos, su repentino desequilibrio emocional. Claramente, y dicho por boca de muchas personas, Ansel tenía problemas y quizá la fuente de dicho mal provenía de otro lado. Si, Ansel tuvo la mala suerte de convertirse, ante los ojos de religiosos, en un ser poseído por “Satanas” y como tal, necesitaba salvación.

La vida siguió su curso, el niño fue poco a poco creciendo en el encierro, siempre atendido por personas de fe los cuales buscaban la manera de “exorcizar” el mal dentro de él. Y ciertamente, el pensamiento era: Cuando las palabras no entran, los golpes nunca fallan. ¿Se les podía culpar? Claro que no, la estupidez humana siempre supo alcanzar nuevos valores en la escala evolutiva, y no era distinto con estas personas, salvo una, y aquella era la única amiga con la cual Ansel sentía que podía contar. Eventualmente, la práctica de amistad tuvo el desarrollo esperado por los padres, y lo que fue amistad se convirtió en amor. Ansel y Hilda, la pequeña niña, ahora convertida en una hermosa mujer, supieron de alguna manera convivir el uno con el otro llegando a convertirse en grandes artistas, ella siempre tomando las luces y el rol principal, mientras que Ansel se ocupaba de trabajar en las sombras, escondido e interpretando sus mejores trabajos solo para ella. Todo parecía ir con normalidad, pero lo cierto es que Ansel había entrado en un mundo en el cual se mezclaba lo real con lo irreal al punto de que le era difícil distinguir ambas partes. Su miedo se incrementaba por razones injustificadas, muchas veces alterado por la presencia de cosas las cuales no estaban allí. Sus arrebatos de histeria eran mucho más complejos, y en efecto, requería tratamiento; sin embargo, Hilda se negaba a que el problema fuera expuesto a un grupo ajeno a ambos, y de seguro se preguntarán ¿Por qué? Sencillo, Hilda era el tipo de mujer la cual había crecido en una familia católica, y era claro que ella también tenía su propia cruz, aquella era la del auto sacrificio para sentir el ideal de comparase a una santa. Ansel para ella era precisamente eso, un alma en pena la cual necesitaba salvación, y ella era la única que podía corresponder a sus miedos y pecados.


Si, ambos eran víctimas de sus propios complejos y enfermedades. Eventualmente, Hilda tuvo una hija, pero incluso en su gran esquema de salvación, como toda madre, empezó a sentir desconfianza de entregar dicha criatura a su padre, por lo que intentaba mantenerla alejada de él cuanto pudiera. La familia se recluyó en su vieja mansión y ella decidió alejarse de la vista pública.

Pese a los problemas, se mantuvieron unidos, todo parecía normal entre la pareja de músicos. Hilda soñaba en que nada podía romper aquella harmonía la cual mantenía gracias a su fe, sacrificio y dedicación… claro, eso hasta que llegó el día en que algo cruzó por la mente, los sentimientos e instintos de Ansel. El joven realmente amaba a su mujer, y no podía sentir más amor por su pequeña hija, pero ese amor era tan grande que no encontraba la manera de expresarlo o sentir que lo expresaba a la perfección ¿Qué era amar? ¿Qué era aquello que faltaba para sentir que estaba amando a esos dos tesores los cuales formaban parte de su bizarro día a día? Fue allí donde una voz le susurró al oído y le dio la respuesta.

Sus labios por primera vez saborearon aquello lo cual consideró verdadera felicidad. El sentir como la calidez de su mujer invadía lentamente su lengua y se deslizaba por su garganta hasta llenarlo por dentro. No podía existir una muestra de amor más grande. Se estaban convirtiendo en uno, y siempre serían uno solo, ella, él y el fruto entre ambos. Ansel devoró a Hilda y a su pequeña hija, comenzando así una nueva etapa y una nueva forma de sentir.

El incidente no tardó en ser descubierto dado que, las victimas a su alrededor comenzaban a incrementarse y la persona que protegía aquellos secretos no se encontraba más. Así fue como Ansel fue detenido, y en efecto, a la vista pública, se trataba simplemente de un asesino por lo que era normal darle pena de muerte. Sin embargo, por alguna extraña razón, su sentencia fue detenida y su transferencia completada siendo enviado a dicha Iglesia en la cual prometían la salvación de su mente y de su alma.

Actualmente lleva un año en la casa psiquiátrica San Redentore, y en ella ha sabido ganarse su fama a pulso. Si bien es cierto que pertenece a aquellos los cuales están fuera del alcance de ser salvados, Ansel sigue siendo transferido de manera constante a un área muy distinta a las que  acuden los otros internos, desapareciendo por semanas enteras, razón por la cual, su “habitación” casi siempre está vacía.

Eso es lo que se dice, y eso es lo que se sabe entre las lenguas y las hojas escritas en dicho lugar.






"Cualquier lugar será mejor que aquí. Cualquier tiempo será mejor que ahora."

Volver arriba Ir abajo

Controllati
Mensajes :
42

Ver perfil de usuario

http://too-much-for-us.activosforos.com/t27-the-p-i-e-c-e-s-won-

Mensaje por Samuel García el Lun Sep 14, 2015 12:17 am

Ficha aceptada
Dios... santo. No sé por qué, pero este personaje me ha gustado bastante. Es tan... NO LO SÉ, PERO ME GUSTÓ HARTO Y TENÍA QUE DECÍRTELO. Está bastante bien construido, el pasado para tener tales trastornos, la evolución, es algo que me llegó duro y tenía que reconocerlo.

Hay un solo detalle, un solo detalle en tu ficha que está errado, pero como es pequeño y lo hablé con otro administrador, llegamos al consenso de dejarlo pasar. Sin embargo, debo explicártelo: Dijiste que tu personaje era el único capaz de escaparse por semanas y el único también al que sometían a exámenes. Esto, Ansel, no es tan así. Los Discontrolle, en general, pueden acabar destinados a salas de pruebas en las que médicos salidos de sus cabales les hacen pruebas inhumanas. Eso involucraría también exámenes con drogas, o simplemente pruebas para ver qué tan fácil se puede quebrar. Es decir, Ansel no es el único al que le pasa esto. Y lo de escaparse por semanas, tampoco es el único capaz de irse del psiquiátrico sin que lo noten. Claro, on-rol significaría que lo perseguirán hasta que el infierno los devore, pero de poder escaparse, cualquiera puede (?)

Sin más que decir, amo a tu chico, ojalá encuentre un banquete de primera calidad en alguna parte (?) y ten en cuenta lo que aquí te mencioné, para que no haya problemas. Solo te queda pasar por tus 2 registros y estarás calificado para rolear. Suerte <3

8


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.